Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Blog

11 septiembre, 2018

Cambio de uso de un edificio, renovación de forjados

Rehabilitar un edificio es más que darle un aire renovado o cumplir las nuevas normativas. Además de lo estético también hay que tener en cuenta la seguridad y para eso en muchas ocasiones se necesita renovar el forjado.

Los edificios, tanto su fachada como su estructura, se debilitan, por eso surgen las rehabilitaciones. Pero rehabilitar un edificio para adecuarlo a los tiempos que corren implica tener en cuenta muchos puntos. No solo se trata de mejorar su aspecto, sino de darle un uso diferente al que se preveía cuando se diseñó, en algunas ocasiones siglos antes. Para eso es importante tener en cuenta la renovación del forjado.

Cuando es éste el caso, es primordial asegurarse de que el nuevo uso que se le va a dar no va a poner en peligro la seguridad de sus usuarios.

Entre las diferentes actuaciones que hay que llevar a cabo, una de las más importantes es reforzar los forjados para que puedan soportar las nuevas cargas. En algunos casos se aprecia inmediatamente que hay que sustituirlos, pero es frecuente que, aunque ofrezcan un buen aspecto, se tengan dudas sobre su resistencia porque no es fácil evaluar la capacidad de carga que tiene un forjado que habitualmente está construido con una técnica que ya no se emplea.

Cómo renovar un forjado cuando se modifica el uso de un edificio

Una vez se evalúa la resistencia del edificio, lo más inmediato suele ser pensar en demolerlo, con las limitaciones que pueda imponer la situación del edificio y los problemas que se generan al respecto: solo hay que pensar en los ruidos y residuos que genera la rehabilitación de un edificio en el casco histórico de una ciudad.

Otra opción es emplear un forjado NouBau, diseñado directamente para soportar las nuevas cargas de uso. Con él tenemos absoluta garantía de que la resistencia es la que se desea y no hace falta realizar demoliciones, generar escombros y crear molestias a los vecinos.

Estado inicial

Estado para el nuevo uso

De esta manera, con los perfiles de acero NouBau reforzamos el forjado antiguo y nos aseguramos que tendrá la resistencia necesaria, además de garantizar la seguridad del forjado y por tanto del edificio y su nuevo uso.

Categorías: Techos

Etiquetas: , ,