Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Blog

18 septiembre, 2018

Problemas con los forjados de hormigón y soluciones

Los forjados pueden verse afectados por diferentes problemas como aluminosis o carbonatación del hormigón. Y es aquí donde surge la necesidad de renovar o reforzar el techo. Te contamos cuáles son estos problemas y las posibles soluciones.

En un post anterior vimos los diferentes tipos de forjados que se pueden encontrar habitualmente en las viviendas. Aproximadamente desde mediados del siglo XX el hormigón armado sustituyó casi totalmente a la madera en la fabricación de estructuras para edificios, por su versatilidad y su facilidad de uso.

Sin entrar en detalles demasiado técnicos, una estructura de hormigón armado está compuesta por hormigón (mezcla de cemento, agua y otros aditivos) y acero. Estos elementos estarán en contacto durante toda la vida del edificio y pueden darse casos en los que “se lleven mal” y acaben creando problemas.

Tipos de problemas con los forjados de hormigón

Como decíamos anteriormente, los forjados pueden sufrir los efectos de problemas como la aluminosis o la carbonatación. Veamos en qué consiste cada uno de ellos.

La aluminosis aparece en aquellos edificios en los que se empleó cemento aluminoso, sobre todo entre los años 50 y los 80 y especialmente en la costa mediterránea.

Daños producidos por la aluminosis

Este cemento con el tiempo se hace más poroso y pierde su capacidad resistente, por lo que las viguetas construidas con este material acaban perdiendo su capacidad de carga. Un ejemplo claro es el caso que ocurrió en Barcelona en 1990, en el que una persona murió al colapsar un forjado.

La Carbonatación se produce cuando el cemento cambia algunas de las características del acero con el que está en contacto y por tanto provoca su corrosión. En este caso el acero se expande y acaba reventando las viguetas.

Daños producidos por la carbonatación.

Estos daños son irreversibles, porque se ha alterado por completo la naturaleza inicial de la vigueta.

La única solución es sustituirla físicamente o, utilizar el sistema NouBau, para sustituirla funcionalmente.

La sustitución funcional de un forjado consiste en colocar una vigueta NouBau bajo la vigueta existente, de manera que la nueva ejerce su función. Es decir, la función que desarrollaba la vigueta deteriorada la pasa a realizar la vigueta NouBau y todo ello sin demoler ningún elemento del forjado existente.

Categorías: Techos

Etiquetas: , ,