¿Qué tipos de forjados existen para viviendas?

4 de mayo de 2021

Antes de desglosar los diferentes tipos de forjados que existen, conviene definir qué es un forjado y cuál es su finalidad.

Qué es un forjado

Un forjado es, según se mire, el techo o el suelo que separa una planta de otra.

Desde el punto de vista estructural, un forjado normalmente es un elemento resistente horizontal que transmite las cargas que soporta a los elementos verticales que lo sostienen.

Tipos de forjados para viviendas

Entre los tipos de forjados que existen, los más habituales en viviendas son los que están formados por una serie de viguetas.

Las viguetas soportan las cargas y las transmite a la estructura del edificio, que a su vez las transfiere a la cimentación y en último lugar al terreno, el que soporta todo el peso del edificio.

Entre dichas viguetas se coloca un elemento que cierra el hueco existente entre ellas, llamado “entrevigado”, para que se pueda verter el hormigón sobre el que finalmente se coloca el suelo de la vivienda.

Edificios antiguos.

En el caso de los edificios más antiguos, como era de esperar, las viguetas suelen ser de madera y se les llama también “solivos”.

En este tipo de viviendas, además, los entrevigados más comunes son listones de madera o arcos formados por ladrillo a los que se les llama “revoltón”.

Ejemplo de solivo de madera con revoltón.

Con el paso del tiempo, las viguetas de madera o solivos han dejado de hacerse de este material para realizarse con hormigón, o en algunos casos, acero.

Mejora de las técnicas constructivas.

 Con el paso de los años, las técnicas constructivas han ido evolucionando y se pasó de utilizar viguetas de madera a usar viguetas y entrevigados prefabricados llamados “bovedillas”.

En estos casos las viviendas suelen tener viguetas de acero y de hormigón, y bovedillas de hormigón y cerámicas.

Si bien es cierto que las técnicas constructivas han mejorado y los materiales son más resistentes, con el paso del tiempo las viguetas pueden deteriorarse. Y en este caso, habrán perdido su capacidad de soportar las cargas aplicadas sobre ellas.

No obstante, el sistema NouBau permite hoy en día la colocación de unas nuevas vigas metálicas bajo las deterioradas que las descargan y dan más puntos de apoyo al entrevigado. Y lo mejor de todo, sin necesidad de demoler nada.

Ejemplo de un antes y un después de utilizar el sistema NouBau

 

Artículos relacionados

La creatividad en la rehabilitación de suelos y techos

29 de abril de 2021

En este campo se requiere muchas veces dotes de adaptación a los techos y suelos que te encuentra...

Rehacer un forjado con las mínimas molestias

29 de abril de 2021

Se buscan soluciones que produzcan el mínimo destrozo y que molesten el mínimo tiempo posible. Po...